El proyecto en Brasil es implementado por UICN-Brasil y opera en 3 territorios (Tierras Indígenas Alto Río Purus y Mamoadate; Parque Estatal Chandless) y con 4 pueblos indígenas (Kaxinawa, Madjá, Manchineri y Jaminawa) y comunitarios del Parque Chandless, en el estado de Acre. El área de trabajo es de un millón de hectáreas y posee la particularidad de ser un lugar transfronterizo, pues limita con el Perú, generando un contexto con retos singulares.

A diferencia de los demás países, estas tierras indígenas no son representadas por una única organización indígena propia. Al vivir dentro de las áreas protegidas de propiedad del Estado, es el mismo Estado quien las representa en varias instancias. Es por ello que los entes gubernamentales son actores claves en el desarrollo del proyecto y uno de los más grandes avances son precisamente los acuerdos de articulación institucional ya firmados con Secretaria Estatal de Medio Ambiente - SEMA, Instituto de Cambio Climático - IMC, asi como con la Comisión Pro-Indio del Acre - CPI/AC.

En Brasil ya se cuenta con 16 monitores escogidos como representantes de sus territorios y se ha realizado una capacitación inicial en Monitoreo, así como el desarrollo de la aplicación móvil con la que realizará el monitoreo en campo.